Nuestro correo electrónico ya es parte de nosotros desde hace bastante tiempo, es el medio de comunicación más popular de internet, y permite que mantengamos comunicación con cualquier persona y que podamos compartir mensajes y archivos de todo tipo.

Por tal razón, nuestro correo electrónico es un activo valioso,  que contiene datos personales, de negocio, económicos, confidenciales o privados, entre mucha más información.

Es nuestro compromiso tomar las medidas de seguridad necesarias para protegernos de los ciberdelincuentes quienes en el día a día están a la espera de que te descuides.

Te compartimos 8 sugerencias para que te prevengas y mantengas segura tu cuenta de correo:

  1. Utiliza contraseñas seguras.

Utiliza una contraseña de correo que no sea fácil de adivinar. Evita las contraseñas populares tipo 123…, zxcv…, nombre y mes o año de nacimiento, etc. Tu contraseña debe contener una combinación de letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos.

Los Cibercriminales saben que muchas personas utilizan la misma contraseña en varios sitios y servicios. Por lo tanto, debemos usar una contraseña diferente para cada sitio.

  1. NO hagas clic en enlaces que no sabes el orígen o sospechosos.

Es posible que recibas correos aparentemente reales, que te invitan a dar clic  en un enlace o descargar un archivo. Nunca debemos hacer clic en enlaces de un mensaje de correo electrónico a menos que estemos absolutamente seguros que lo hemos verificado y que confiamos en el remitente.

Las imágenes son una forma clásica para que te ataquen los Cibercriminales, utiliza tu sentido común, no dejes que la curiosidad te gane o caerás en la trampa, al dar clic en ella te llevará a sitios web falsos diseñados para robar nuestra información personal o para descargar un malware.

  1. NO responder a mensajes de spam o correo electrónico no solicitados.

Es molesto recibir un correo electrónico de alguien que no conoces, todos, absolutamente todos, hemos formado parte de listas de correo electrónico de las empresas que envían publicidad. 

El spam puede ser muy desagradable, pero lo que es peor es que por la molestia que nos provoca, respondamos a un mensaje de correo no deseado con el clásico “Por favor, no quiero recibir más correos de ustedes” o “Dejen de enviarme correo basura!”. Hay dos problemas si respondemos a este tipo de correos electrónicos:

  1. a) La mayoría de mensajes de spam provienen de direcciones falsas, por lo que el spammer es poco probable que reciba el mensaje.
  2. b) Al responder podemos hacer que el spammer sepa que nuestra dirección es real, lo que puede conducir a más spam.

Enlaces del tipo “darse de baja”, solo servirán para que el spammer sepa que nuestra dirección es válida y, más importante aún, estos vínculos se forjan con facilidad y podría conducir a infecciones de malware.

  1. ¡Jamás! Publiques tu dirección de correo electrónico en mensajes de blogs, comentarios en línea, o redes sociales.

Los Cibercriminales suelen aprovechar y obtener información de las redes sociales para obtener direcciones de correo electrónico que puedan explotar, por lo que sí es indispensables publicar nuestra dirección de correo electrónico en uno de estos sitios, para recibir información o que nos contacten, lo que debemos hacer es “enmascarar” la dirección agregando espacios entre las letras y deletreando (arroba) en lugar de usar el símbolo @; de esta manera los robots que ocupan los Cibercriminales no detectarán nuestra cuenta de correo electrónico.

  1. Utiliza un cifrado para enviar tus correos electrónicos.

De forma predeterminada, los mensajes de correo electrónico se transmiten en texto plano, es decir, pueden ser vistos por cualquier Cibercriminal que los intercepte, lo que te pone en alto riesgo.  Por lo tanto, cifrar tus mensajes de correo electrónico es una buena práctica que reducirá el riesgo de que sean vistos si son interceptados.

El cifrado de tu correo electrónico protege los datos confidenciales mediante la conversión de texto sin formato a texto cifrado. Este texto cifrado sólo puede ser descifrado usando la clave de cifrado privada adecuada.

  1. Implementa la autenticación de dos factores para la consulta de tu correo electrónico

Regularmente las contraseñas por sí solas no son suficientes para proteger tus datos contra ataques cada vez más sofisticados. Con la autenticación de dos factores, los usuarios deben proporcionar una contraseña y un código de verificación único. Si tu cuenta de correo no cuenta con este tipo de autenticación, consultanos y te daremos algunas opciones que te serán de mucha utilidad.

  1. Mantente al día con las actualizaciones de software.

Mantén tus dispositivos actualizados: tu laptop, celular o tableta, ya que continuamente se descubren nuevas vulnerabilidades y la misión de las actualizaciones es mejorar tanto aspectos de funcionalidad como de seguridad. Un dispositivo no actualizado puede ser un fantástico agujero de seguridad.

Las estadísticas nos dicen que el 93% de las brechas de seguridad empiezan a través de un correo electrónico, esto nos da una idea de la importancia de tomar precauciones.

Ahora lo sabes, el cuidado en las medidas de seguridad con tu correo electrónico son indispensables, por lo que te sugerimos que te asesores con expertos en el tema.

En SAI, contamos con más de 20 años integrando diversas soluciones en tecnología, incluyendo Soluciones de Digitalización y Gestión Documental, Ciberseguridad y otras aplicaciones especializadas, que harán más eficiente y seguro tu trabajo.

Solicita más Información